Saltar la navegación

Inicio

Conocimiento previo

La integración sensorial hace referencia a la manera en la cual el cerebro es capaz de ingresar, combinar y procesar información sensorial antes de responder de forma adecuada y adaptada a los estímulos externos presentes en el medio ambiente. Según Ayres (1972) los sistemas sensoriales tienen una amplia influencia en la organización de la conducta, el aprendizaje y las emociones, “el lento aprendizaje y los problemas de comportamiento en los niños frecuentemente son causados por una integración sensorial inadecuada en el cerebro” 

El proceso de la integración sensorial inicia con el Registro, que según Bundy y cols en 2002, es la  capacidad de percibir el estímulo a nivel de receptor y Sistema Nervioso Central. La IS es la integración de los  siete sentidos para su uso. Pero Jean Ayres le brinda una atención especial a los que ella llama los tres principales sentidos que son el vestibular, el propioceptivo y el táctil. “Algunas cualidades de los 3 sistemas fundamentales en la IS y el desarrollo del niño son:

  • El sistema táctil tiene sus receptores a nivel de todo el cuerpo. Constituye una importante fuente de información sobre el ambiente; tacto, dolor, temperatura y presión. Se compone de un sistema protector y un sistema discriminador, Ambas funciones inciden en el desarrollo emocional de la persona y en el progreso de destrezas manuales y de habilidades motoras (Beaudry, 2003)Es el primer sistema en desarrollarse y tiene una estrecha relación con el origen embriológico del sistema nervioso central (Ayres 1998).

 

  • El sistema vestibular tiene sus receptores en el oído interno, registrando información sobre la posición de la cabeza en el espacio, y sobre el control de la postura, detectando la gravedad, los movimientos angulares y lineales de la cabeza. Gracias a este sistema podemos sentirnos seguros en relación a la gravedad, mantener la postura y equilibrio, tener la orientación  de la cabeza y mantener una imagen retiniana estable cuando la movemos. Una característica fundamental de este sistema es que permite la  coordinación motriz bilateral del cuerpo (Beaudry 2003). También permite la anticipación (feedforward) espacial y temporalmente al movimiento, y mantiene adecuados niveles de alerta del sistema nervioso central.

 

  • El sistema propioceptivo tiene sus receptores en músculos, tendones y articulaciones permite saber dónde está cada parte de nuestro cuerpo y cómo se está moviendo, obtener la información fundamental para desarrollar destreza y la planificación motora, realizar actividades motrices con precisión y control sobre la fuerza que se aplica (Beaudry 2003). Es el sistema encargado de realizar retroalimentación durante el movimiento y la postura”.